Google
 

miércoles, 11 de marzo de 2009

Yo quiero tener un millón de amigos

Como ya dije en mi primer post desde la vuelta, vamos a dejar la crisis internacional y los impactos en Argentina para más adelante cuando ya entremos más en confianza. Por otra parte, me parece que se está hablando mucho de eso y no se puede ser muy original en lo que se va a decir ni armar mucho debate, cosa que también me saca ganas de escribir al respecto.

El tema de hoy es la educación. Pero no la educación en nuestro país (que la dejo junto a esta nota y su respectivo análisis para la semana que viene), sino la educación en general. Como ya hemos dicho alguna vez en este blog, en economía (más particularmente en economía de la educación) se está investigando mucho el tema de cómo impacta el costado familiar, el tamaño de las escuelas y el tipo de escuelas en la educación de las personas. Esta investigación se lleva a cabo para entender porque algunas personas estudian más y otras menos y como esto impacta directamente en el salario de las personas cuando son grandes (está más o menos consensuado en EE.UU. que un año adicional de educación lleva a un salario un 5% mayor aproximadamente).

Sin embargo el tema novedoso de hoy con relación a la educación y a los salarios es la popularidad en las escuelas. A través primero de este post en Freakonomics y luego de leer el paper correspondiente (para los que estén más interesados), me entero que a través de una base de datos de Wisconsin se hizo un estudio para determinar dos cosas: qué es lo que lleva a una persona a ser más o menos popular en la escuela? y, tiene esta popularidad algún efecto en el salario 35 años después?

Lo que hicieron estos economistas fue agarrar una base de datos que contenía salarios para hombres adultos a 35 años de terminada la secundaria en Wisconsin y le dijeron a todos ellos que mencionaran hasta 3 mejores amigos de la secundaria en una encuesta. A más menciones por parte de otros encuestados una mayor popularidad, qué es la medida de popularidad que tomaron estos investigadores.

En sus resultados observan que tanto el ambiente familiar, el tamaño de la escuela y la composición de la escuela son muy importantes a la hora de ver si una persona es más popular que otra. Sin embargo, el hallazgo más importante es que encuentran que una persona con una mención adicional por parte de otro encuestado está asociado con un salario 2% más alto 35 años después (es decir, casi la mitad de lo que hace un año de educación adicional).

Es verdad que la base de datos puede tener algún problema como dicen en Freakonomics pero el resultado a primera vista es sorprendente. Las teorías que se generaron alrededor de esto es que o bien la gente más popular tiene habilidades sociales más altas lo que lo ayudan en posteriores trabajos o bien que al tener más amigos que lo mencionan en la encuesta es probable que estos le hayan hecho favores para encontrar mejores trabajos. Como dice Levitt la segunda es más improbable porque no es lo mismo que un amigo de hace 35 años esté dispuesto a hacerte un favor que un amigo de la actualidad esté dispuesto a hacerte un favor. Aunque también es posible que algunas personas se sigan llevando bien con amigos de hace 35 años.

Otro resultado sorprendente de este estudio es que si se agarra a un chico de los socialmente apartados y se lo convierte en una de las personas más populares de la escuela, el cambio en el salario después de 35 es de un 10%.

Sin duda estos son resultados de investigaciones en un estado de EE.UU. pero uno no puede hacer más que preguntarse qué resultados arrojaría un estudio parecido en Argentina. Es más, son este tipo de estudios los que llevan muchas veces a proponer políticas determinadas en temas tan discutidos como la educación y a veces estas políticas llevan a resultados más que satisfactorios.

En mi opinión, la gente popular o con redes de contactos bien extendidas desde la escuela secundaria suele tener muchas ventajas a la hora de encontrar o afrontar trabajos en el futuro.

Además, los chicos que no son socialmente aceptados reciben un trato (por parte de sus compañeros y hasta a veces de los padres) perjudicial para afrontar de manera exitosa futuros compromisos laborales o relaciones sociales.

También soy de la opinión que las relaciones sociales en nuestro país están muy sobrevaloradas con respecto a la educación formal y las probabilidades de encontrar trabajos con mayor salario teniendo muy buenas habilidades sociales y poca educación formal son mucho más altas en Argentina que en EE.UU., lo que lleva necesariamente a una desincentivación de la educación en gente con este tipo de habilidades.

Realmente quedé muy interesado cuando vi este trabajo y directamente me llevó a pensar a nivel local que pasaría. Hay mucho para discutir acá así que espero sus comentarios y opiniones al respecto (y si alguno sabe de estudios parecidos a nivel local espero el dato).

Saludos
Bob

2 comentarios:

Tincho dijo...

Yo todavía no estoy muy metido en el ámbito laboral aunque espero estarlo pronto. De lo que si estoy seguro es que las relaciones sociales importan. Al menos en economía los profesores y la gente allegada dicen que importan.

paula dijo...

La relaciones sociales son importantes.
En nuestro país se observa esta importancia, cada vez que cambia la presidencia o cualquier organismo de gobierno. Generalmente estas personas asumen a un cargo importante (director de algún hospital, director de sedes, etc.), con un buen sueldo, solo por ser conocidos de... o sobrinos de... amigos de ... etc. Obviamente esto sucede sin antes realizar el concurso correspondiente o presentar títulos de alguna carrera realizada que justifiquen el cargo que le han adjudicado.
Lamentablemente gracias a estas "relaciones sociales" es que nunca se va a poder trabajar en serio y conseguir que las cosas funcionen, ya que las personas que ponemos como representantes solo son conocidos.. amigos .. sobrinos.. o lo que sea de gente que tiene poder como para ubicarlas en un cargo importante.

Entonces...¿ hasta que punto sirve tener "buenas relaciones sociales"?, si al final se podría decir... como dice el post, que esto lleva a una desincentivación de la educación a gente con este tipo de habilidades.

Igualmente también hay ecepciones, donde existe gente que estudia y se prepara para conseguir un buen trabajo y donde estas "relaciones sociales" le facilitan la búsqueda.

Los felicito por la vuelta.