Google
 

miércoles, 6 de agosto de 2008

No aclare que oscurece

Muchas veces se ha criticado el contenido de los discursos de la presidenta de nuestro país. Sin embargo, con esto de las nuevas conferencias de prensa se le ha dado un respiro al tema de comunicación por parte del gobierno. A pesar de esto, como dice el título, que haya conferencias de prensa no es condición suficiente para mejorar la comunicación entre el gobierno y el pueblo o periodistas. Esto se ve claramente en este discurso de Cristina en el día de ayer que salió publicado en el Cronista. Vamos a analizarlo paso por paso, porque sin dudas me veo perdido ante algunos dichos de la primer mandataria. Voy a hacer una compilación de frases e intentar dar mi opinión paso por paso.

1-
“se requiere ser estadista para resolver problemas de la macro, pero con eso no basta, hay que estar todos los días en la micro: agua potable, cloacas, eso también es ser mujer de Estado

Al pasar, por la Real Academia Española encuentro las siguientes dos definiciones de estadista:

  • Persona que describe la población, riqueza y civilización de un pueblo, provincia o nación.
  • Persona con gran saber y experiencia en los asuntos del Estado.

Con estas definiciones en mente me pregunto, se requiere ser estadista para resolver problemas de la macro? Seguramente, grandes economistas (que no son necesariamente estadistas) supieron hacer lo suyo para resolver problemas de la macro en diferentes países.

Y luego, si con eso no basta y hay que ir a la micro, por qué no lo hace el gobierno? Sin duda, la macro desde 2003-2006 aproximadamente fue muy fuerte y se vieron grandes mejoras. Ahora, en temas micro se vieron pocos avances, más que nada en microcréditos como decíamos en este post, planes y estudios sociales (por parte del gobierno) del tipo micro que brillan por su ausencia, marcan este tema.

Después, cuando dice "...eso también es ser una mujer de Estado", siento que se está refiriendo a ella como una estadista. Es esto así? A alguien le parece que CFK es una estadista? Yo realmente no estoy de acuerdo, creo que la conexión con su pueblo, la realidad Argentina y el conocimiento en temas de Estado está realmente ausente en ella y me parece que no le viene bien ese adjetivo (y menos autoadjudicárselo).

Por otra parte, la presidente cambia de tema totalmente y apunta a la integración de jóvenes en la política y dice lo siguiente.

2- "Los jóvenes se han vuelta a incorporar a la política. Una de las cosas que siempre más me conmovía de estos aproximadamente 25 años de democracia es aquella irrupción juvenil de los 80'. Poco a poco se fue desgranando. Los jóvenes no creían, no les importaba. Hoy veo renacer esa fuerza, es necesario que los jóvenes se comprometan. La vida no se agota en uno mismo."


En mi opinión, los jóvenes siguen desilusionándose con lo que sucede en la política y es por esto que se vean (todavía) muy reacios a meterse en ella y a comprometerse como dice Cristina. Puede ser que discutan acerca de política, pero de ahí a trabajar en política o hacer carrera política hay un largo camino y creo que todavía la gente joven promedio, no está dispuesta a recorrer este camino por el pasado y presente político de nuestro país.

En conclusión, el título me viene al hilo. A veces siento que cuanto más habla nuestra Presidenta, ensucia más cada tema al que se refiere y muchas veces no creo que ni ella entienda lo que está diciendo. Para una prueba de esto, me refiero a este post de Lindahl en el que analiza la primer conferencia de prensa de Cristina y alguna de las barbaridades dichas.

Igual esta son en mayoría opiniones mías y me gustaría saber que piensan al respecto, y para eso están abiertos los comentarios.

Eso es todo desde acá.
Saludos
Bob

12 comentarios:

Coki dijo...

Bob, disiento con el primer punto y coincido con el segundo.

Empiezo por la coincidencia (ya que es más aburrida). Creo que la juventud está fuertemente aislada de la política y quizás haya una relación con el impacto de la dictadura en sus padres, que crecieron con la idea de que pensar y meterse era peligroso.

Respecto al primer punto, creo que sí hace falta ser un buen estadista para resolver los problemas. Los economistas (entiendo que hablás de académicos y no de los que trabajan en cargos políticos, ya que podrían ser vistos como estadistas) resuelven los problemas desde la teoría. Si le preguntás a 10 economistas cómo resolver la situación del país, todos te darán una respuesta coherente y posiblemente 8 coincidan entre sí. El rol del estadista es llevar las soluciones a la práctica, manejando con habilidad las relaciones de poder y demás trabas que el teórico no tiene en consideración.

Nanopoder

Bob dijo...

Coki, coincido en que las coincidencias son medias aburridas así que vamos a discutir un poco acerca de nuestra diferencia.
Sin ir más lejos, no creo que Nestor sea un estadista desde mi visión y lo que veo en las definiciones. Sin embargo, logró (de alguna manera) resolver algunos problemas macro en Argentina.
Con esto, quiero decir que no es necesario, no que no sea importante. Tampoco, por ejemplo, veo a los últimos gobernantes en Chile (Bachelet, Lagos) como grandes estadistas, sino más bien intelectuales y también supieron llevar a Chile a un lugar de crecimiento sostenido y una sólida macro.
Esto difiere de Brazil en donde sí tengo una idea de que tanto Lula como Cardoso son hombres con un perfil más estadista y lograron cosas importantes para la macro de cada país.
Igualmente esto último es un tema de visión. Sin duda es muy difícil definir que persona es o no un estadista.
Me inclino a pensar que más que estadistas o no estadistas, el tema de una macro estable y fuerte, viene asociado de las instituciones y de la estabilidad política del país.
Saludos

magui dijo...

Es cierto, es tu opinion, pero creo que es lo que pensamos la mayoria(menos coki jajajaj). Me gustó el analisis; corto pero sencillo y claro!

Coki dijo...

Bueno, ahora resulta que nado contra la corriente.
Bob, con tu última explicación coincido. Como me suele pasar con los debates semánticos, termino pensando que es todo de acuerdo a la definición que uno tenga de la palabra (como diría Clinton).

Nanopoder

horacio Aldo Cingolani dijo...

Bob, Coki y Magui: Coincido en general y por eso no voy a hablar de lo aburrido. pero sería un buen tema hablar de las condiciones que debe reunir en general un buen gobernante (no hablo de Estadista por no meterme en cuestines semánticas).
Una condición que seguro no tiene (hasta ahora) nuestra presidenta es habilidad para evitar los conflictos. Tendía muchos ejemplos, pero nombro el del yuyo como algo que produjo mucho malestar completamente innecesario (a menos que buscaron el conflicto por alguna razón que no me explico).

Coki dijo...

Horacio, excelente comentario para reencauzar el debate (si es que aun hay otras personas en él).
Coincido, ante todo, en que discutir lo semántico no tiene mucho sentido.

Hablemos, si les parece, de las condiciones para ser un buen gobernante. Tenemos que partir del supuesto de que Cristina lo está intentando y que su marido no está opiniéndose, ya que no tenemos pruebas en concreto en contrario.

Estoy de acuerdo con el primer punto: la cintura para evitar el conflicto es fundamental. Y, dentro de él, no incrementarlo ni atacar en forma abierta a la contraparte con golpes bajos ni descalificaciones.

Fíjense que De Angeli, con su demagogia evidente de "no silben, respeten a nuestra presidenta" ganó mucho más que Cristina con las campañas millonarias que pagamos tomando un par de frases fuera de contexto y saliendo en TV.

Otro punto, para no extenderme en este recomienzo, es que hay que evitar que el ciudadano común sepa que uno miente.

Una vez un profesor de la facultad nos dijo que el mayor logro de Menem, a sus ojos, había sido convencer a todo el mundo de que lo que le convenía a él les convenía a todos. Al punto de que las privatizaciones no tuvieron casi oposición y De la Rúa tuvo que jurar que seguiría la convertibilidad en su campaña.

Nanopoder

Bob dijo...

Coki, disiento con vos en la parte de que un buen gobernante sería el que logre evitar que el ciudadano común sepa que el gobernante está mintiendo. Eso no sería un buen gobernante, sino un buen mentiroso.
Para mi buen gobernante está relacionado con lo que dicen, una buena cintura política, en mi opinión (y esto es muy subjetivo) tiene que tener una gran formación educativa.
Y por último la capacidad de escuchar a sus ministros o a técnicos que trabajan tanto en el gobierno como afuera. Debería saber rodearse de especialistas para escucharlos y obtener ayuda para solucionar los problemas.
Y en forma de broma irónica (espero que nadie se enoje) no debería ser abogado jaja.
Saludos

Coki dijo...

Bob, obviamente podrás imaginarte que no me parece positivo que alguien mienta. Creo que, en referencia puntual a Cristina, un problema fue que confiaron demasiado en que podían mentir sin problemas.
La difusión tan rápida de sus mentiras hizo que todo el mundo hablara mal de ellos.
O sea, hoy casi nadie cree en el Indec. Hasta los oficialistas deben justificar que mientan con argumentos forzados.
Comparalo con Menem. Aun hoy, qué actos de corrupción son reconocidos por tanto porcentaje de la gente? Y pensás que era mucho más honesto que los Kirchner?

Quizás no debí decir que era condición para ser buen gobernante, sino para tener buena gobernabilidad.

Nanopoder

Bob dijo...

En esto que decís estoy totalmente de acuerdo. Es una condición para tener buena gobernabilidad. Igual (aún no vi encuestas recientes) pero para mi siguen teniendo un alto porcentaje de aprobación. Creo que en ese tema las elecciones del año que viene son clave, así que ahí veremos.
Igual, en cuanto a lo de buen gobernante y gobernabilidad, una vez un profesor mío nos preguntó (haciendo alusión a radicales y peronistas), ustedes que prefieren ineptos o ladrones? Y la verdad es una pregunta que la hablé con mucha gente y me sorprendió saber que muchos preferían estos últimos. Es verdad que es muy difícil decidir pero no sé.
Igual vos estás planteando que es imposible tener buena gobernabilidad sin tener capacidad para esconder mentiras?
Saludos

Coki dijo...

Bob, mi respuesta a tu profesor hubiera sido "depende de qué hacen los ladrones mientras los ineptos están en el poder".

Sobre tu pregunta, digo que el mejor escenario es no mentir (siempre y cuando el contenido sea positivo). Eso es imposible en Argentina. Entonces, dada la mentira, lo mejor es ocultar las más miserables.

Ojo, creo que vos y yo valoramos la gobernabilidad en distinto grado. Para mí no es tan importante. Mi foco está en la honestidad, las ganas y la eficiencia, en ese orden. La gobernabilidad debería ser consecuencia de ellas o estar implítica. Pero no me interesa como virtud en sí misma.

Bob dijo...

Coki,
Por lo que veo valoramos la gobernabilidad en casi el mismo grado. En ese tema pienso igual que vos, no voy a arriesgar una de esas tres cualidades por la de gobernabilidad de ninguna manera.
Es más he llegado a discutir con mucha gente que lo único que piensa es, "no, sino son peronistas no pueden gobernar" por el tema gobernabilidad. Creo que llegar a pensar eso, le saca la posibilidad a cualquier gobernante con las características que valoramos (honestidad, ganas, eficiencia, educación agrego yo).
Saludos

horacio Aldo Cingolani dijo...

Hola a ambos!!!
Estando de acuerdo en lo de no mentir, diría que habría que ser muy cuidadoso y limitado para ocultar una verdad. Como tal ocultamiento depende del caso en particular me limito sugerir en todos los casos prudencia y razonabilidad.
Para mejorar la gobernabilidad, la función de un Presidente es hacer mucha docencia personal para lograr los mejores comportamientos de los ciudadanos. No debería forzar la voluntad mayoritaria sino ser lo suficientemente ductil para mantener capacidad de maniobra. Debe dar la impresión al menos, que está guiando la conducción del pueblo haciéndole sentir que el resultado de su gestión depende mucho del comportamiento armonioso de los sectores.
Saludos.